Los cuadros vivos

Hace años, nació en mi mente la idea de unos “cuadros vivos”, unos cuadros que se pudieran “sentir”, que pudieran ser vistos desde los ojos profundos de nuestra alma con todos nuestros sentidos.

Influyó de manera decisiva en este proyecto el hecho de que mi madre, invidente desde hacia algún tiempo, fuera la primera en poder “ver” mis cuadros desde otra perspectiva.

Así pues, después de años de gestación, en la exposición de la casa del Tíbet de Barcelona fueron presentados estos cuadros, que a través de la VISTA – OIDO – OLFATO – GUSTO – TACTO pretenden transportarnos a mundos en que todo es luz en su estado más puro

Montse Arnal

CUADROS VIVOS

Los cuadros vivos unen a través del despertar de nuestros sentidos, el arte con la terapia.Manifestación artística y salud emocional”.

Los órganos de los sentidos son las ventanas de nuestra alma, por la que nos reconocemos a nosotros mismos.

Los cuadros vivos pretenden hacernos sentir la quietud, la calma y el silencio a través de la pintura. Son una herramienta sencilla de crecimiento personal que despertando nuestros sentidos internos favorecerá la expresión de nuestros sentimientos.

Los cuadros vivos constan de:

1.- Una pintura sobre lienzo de tela en técnica mixta.

2.- Una botellita con aceites esenciales para aromaterapia. La aromaterapia es el tratamiento destinado a proporcionar una salud mejor mediante el uso y aplicación de aceites esenciales obtenidos de plantas aromáticas sanadoras.

3.- Integrados en el cuadro encontraremos elementos comestibles (chocolates, caramelos de distintos colores y sabores) que abrirán nuestras papilas gustativas a un mundo de sabores muchas veces olvidado.

4.- Un CD con música de relajación, meditaciones dirigidas, música clásica o anti estrés. A través de nuestro sentido del oído podemos introducirnos en la mágica dimensión del cuadro.

5.- MINERALES Y CRISTALES integrados en el cuadro. Desde la antigüedad, los minerales han sido considerados especiales, casi sobrenaturales. Se creía que eran regalos de los dioses. En la actualidad los terapeutas han confirmado el enorme poder sanador de los cristales y minerales. Debido a su composición y color, ayudan a nuestra sanación física y emocional.

Los rojos nos darán energía, los marrones valor, los verdes nos equilibrarán, los azules nos ayudarán en la comunicación, los del color índigo, como por ejemplo las amatistas, nos aportaran paz y sosiego, los de color rosa abrirán nuestro corazón al amor.

Nombre: Montse Arnal
Ciudad: Sitges (Barcelona)